Sacaleches Manuales

Llamamos sacaleches manuales a aquellos dispositivos concebidos para la extracción de leche materna que funcionan gracias a una palanca que se acciona manualmente, a través de la misma se realiza el bombeo que acciona la succión de leche materna.

Se trata de unos aparatos muy sencillos con muy pocas piezas, a grandes rasgos, cuentan con un embudo que se coloca en el pecho, con un recipiente para recolectar la leche que va conectado al embudo y con la ya mencionada palanca de bombeo. Cuando accionas la palanca se va creando un vacío en el pecho y comienza a fluir la leche hacia el recipiente recolector.

¿Porqué elegir uno?

Las madres lactantes podemos elegir entre dos tipos de sacaleches: eléctricos o manuales. Cada uno de los dos está indicado para distintos usos. Un extractor de leche manual está indicado para usos esporádicos más que para una extracción diaria regular. Si te extraes o piensas que vas a extraerte leche a diario te recomiendo sin lugar a dudas un sacaleches eléctrico.

El extractor manual cuenta con dos grandes ventajas respecto a los sacaleches eléctricos que lo hacen más indicado para usos esporádicos:

En primer lugar su precio: puedes conseguir un buen extractor de leche materna por tan sólo unos 30 – 50 € con lo que si el uso que le vas a dar es ocasional no lo dudes: el sacaleches manual está hecho para ti.

Con extracciones de leche materna esporádicas u ocasionales me refiero a los siguientes casos:

  • A veces sufres de ingurgitaciones mamarias y necesitas descongestionar tus pechos.
  • Vas a estar un par de días fuera y quieres dejarle leche a tu bebé.
  • De vez en cuando faltas algunas horas en casa.
  • Tu bebé a veces mama poco y te sientes incómoda y necesitas vaciar el pecho.
  • Tienes que tomar algún medicamento contraindicado para la lactancia durante unos días pero no quieres que tu producción de leche baje. (Recuerda que no hay tantos medicamentos contraindicados con la lactancia, hay muchas alternativas, si te recetan un medicamento puedes consultar la página de e-lactancia y, si está contraindicado, habla con tu médico para que busque una alternativa segura: en muchas ocasiones la hay).

En segundo lugar: su peso y su tamaño reducidos que lo hacen extremadamente portable. Es fácil de llevar de un sitio a otro, incluso podrás llevarlo en el bolso sin problemas. Cabe en cualquier maleta para llevarlo por ejemplo en un viaje para una emergencia o imprevisto: es un buen comodín y, aunque tengas ya uno eléctrico, si no lo usas demasiado y quieres poder llevarlo de viaje ocupando el mínimo espacio es ideal.

Muchas mamis tienen dos sacaleches, uno para uso diario (para lo que utilizan un sacaleches eléctrico) y el sacaleches manual para viajes y extracciones ocasionales fuera de casa.

Otras ventajas son:

  • Que puedes realizar las extracciones a tu ritmo, tú misma regulas la intensidad de la extracción.
  • Son muy silenciosos.
  • Su montaje y limpieza son muy sencillos.

Por el contrario, encuentro los siguientes inconvenientes:

  • Pueden resultar un poco cansados.
  • La velocidad en la extracción es baja (tardas más tiempo que con los extractores de leche eléctricos).

Estos dos “contras” son lo que los descarta para usos frecuentes.

¿Cuáles son los mejores sacaleches manuales de 2019?

Para mi estos son los mejores sacaleches manuales que hay actualmente en el mercado, todos ellos están libres de BPA (Bisphenol-A):

  • Philips Avent
  • Medela Harmony
  • Chicco Natural Feeling
  • Tommee Tippee Closer to Nature
  • Nuk

¿Cómo usarlo?

Asegúrate de que el sacaleches y las piezas están limpias y esterilizadas antes de utilizarlas. A mi me gusta lavar también el pecho con un poquito de agua y jabón neutro, aunque no es imprescincible. Lava también bien tus manos.

Ponte en un lugar tranquilo, donde te encuentres agusto.

Primero debes hacer un suave masaje en el pecho del que vayas a extraer leche.

El masaje se realiza en 4 pasos:

  1. Con los dedos índice y medio haz pequeños círculos presionando suavemente el pecho desde la zona periférica hasta la aureola.
  2. Toma tu pecho con las dos manos presionando suavemente en sentido vertical.
  3. Repite el paso anterior pero colocando tus manos en sentido horizontal.
  4. Frota muy suave el pezón y la aureola con los dedos índice y pulgar para que se desencadene el reflejo de eyección.

Toma una foto de tu bebé o míralo directamente (está demostrado que ayuda a estimular la producción de leche, te lo aseguro, somos seres visuales).

Comienza a bombear de forma suave y rítmica. Puedes fijarte en la forma que lo hace tu bebé cuando mama y así sabrás cómo imitar su patrón de succión.

Recuerda no estar mucho rato en cada pecho, valen más extracciones cortas y frecuentes que no largas y espaciadas en el tiempo.

Llegamos al final, espero haber aclarado tus dudas sobre los sacaleches manuales.

Preferencias de Privacidad

Cuando navegas por mi página web a veces se almacena información de algunos servicios específicos en forma de cookies. Las "cookies" no son galletas de las que cocinamos para nuestros peques, sino archivos que se guardan en tu ordenador para facilitar la navegación por esta página y que puedas ver de forma correcta todo lo que te muestro. Aquí puedes definir tus Preferencias de Privacidad.

Click to enable/disable Google Analytics tracking code.
Click to enable/disable Google Fonts.
Click to enable/disable video embeds.
Uso cookies de terceros. Define tus Preferencias de Privacidad y/o acepta nuestra política de cookies.